Restaurante Monserrat

Si quiere perderse del bullicio, disfrutar de una buena comida, y sentirse como en la terraza de su casa, sin duda tiene que acudir al RESTAURANTE MONTSERRAT, ligeramente apartado de los paseos y desde el que podrá contemplar el futurista puente diseñado por Dominique Perrault, sin duda uno de los emblemas de este parque de Madrid. 
Las 40 mesas de la terraza se entremezclan con los árboles en la entrada al parque de Arganzuela, donde las enormes sombrillas le darán sombra en verano, y las estufas calor en invierno, para no perderse la inigualable sensación de sentirse envididado. Una amplia oferta que va desde sandwiches y hamburguesas a económicas raciones (también hay medias) o carnes y pescados. 
Entre la fiel clientela del espacio triunfan la ensaladilla rusa, el pulpo y las croquetas, pero todo es casero y suculento en el RESTAURANTE MONSERRAT, que cuenta con siete mesas interiores, y una espaciosa barra donde tomar el aperitivo o comer mientras se deleita con los grabados de aves que decoran las paredes. Pero sin duda, en primavera, o verano, mientras el sol se esconde, es el lugar idóneo para tomarse un gin-tonic con ginebra premium con esas personas a las que quiere. Su ubicación permite la privacidad. Por el día, se ha convertido en parada obligada para los que practican el running, ciclistas, y familias de paseo, que paran para tomarse un refrigerio y saborear un instante de paz. 

Restaurante Monserrat

Pasaje Montserrat, 28019 Madrid, Spagna