Restaurante Puente Andorra

Reposar los pies sobre el césped artificial, al lado del salón de pinos, mientras las aves sobrevuelan el río, es como trasladarte fuera de la ciudad. Es el secreto del RESTAURANTE PUENTE DE ANDORRA, situado al lado del también conocido como Puente Oblicuo, y que ha cambiado el trafico rodado de antaño por ciclistas, runners, o familias paseando entre vegetación. 
El restaurante cuenta con ocho mesas interiores y 24 en la terraza que harán las delicias del más exigente. De escenario, la naturaleza. En la mesa, una carta de comida casera pensada para todos los públicos y donde no falta el menú infantil. Tostas para compartir, sabrosas ensaladas cuando aprieta el calor y apetece algo menos pesado y un abanico de raciones, como huevos estrellados, hamburguesitas de Kobe o croquetas, perfectas para disfrutar entre amigos. 
Para esa comida o cena especial, las mejores carnes (mención especial por su excelencia la de Villagodio, servida sobre pizarra caliente) y pescados regados de los tintos y blancos más deseados. Lo ajustado del precio del menú diario le dejará boquiabierto. En definitiva, un lugar para hacerse un regalo, triunfar con un evento y donde será imprescindible coronar una tarde perfecta con un copa de buen champagne (Moet Chandon), o la mejor coctelería con marcas premium. 

Restaurante Puente Andorra

Avd. Manzanares 26, Madrid